El profeta Elías en el Monte Carmelo - Los mensajes evangélicos de la Palabra de Dios


16 Entonces Abdías fue a encontrarse con Acab, y le dijo: y Acab vino a encontrarse con Elías.
17 Y sucedió que cuando Acab vio a Elías, le dijo: ¿Eres tú el que turbas a Israel?
18 Y él me contestó que yo no he turbado a Israel, sino tú y la casa de tu padre, porque habéis abandonado los mandamientos del Señor, y siguiendo a los baales.
19 Ahora, pues, enviar y reunir a todo Israel en el monte Carmelo, y los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal y los cuatrocientos profetas de Asera, que comen de la mesa de Jezabel.
20 Entonces Acab convocó a todos los hijos de Israel, y reunió a los profetas en el monte Carmelo.
21 Y acercándose Elías a todo el pueblo, y dijo: ¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si el Señor es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. La gente, sin embargo, no respondió nada.
22 Entonces Elías dijo al pueblo: Sólo yo he quedado profeta de Jehová, pero los profetas de Baal hay cuatrocientos cincuenta hombres.
23 Seamos, pues, dos novillos, y escojan ellos un novillo para ellos y lo despedacen y lo pondré sobre leña, pero no pongan fuego: y yo prepararé el otro buey, y lo pondré sobre leña , y no pongáis fuego.

24 Invocad luego vosotros el nombre de vuestros dioses, y yo invocaré el nombre de Jehová, y será el Dios que responda por fuego, ése sea Dios. Y todo el pueblo respondió y dijo: Bien dicho.
25 Entonces Elías dijo a los profetas de Baal, elijan ustedes mismos: un toro y prepararla primero, pues sois los más, e invocad el nombre de Jehová tu Dios, mas no pongáis fuego para el sacrificio.
26 Y ellos tomaron el buey que les fue dado, lo prepararon, e invocaron el nombre de Baal desde la mañana hasta el mediodía, diciendo: ¡Baal, contestar! Pero no había voz y nadie respondió. Y ellos andaban saltando cerca del altar que habían hecho.

27 Y aconteció al mediodía, que Elías se burlaba de ellos, diciendo: Gritad en alta voz, porque dios es: quizá está meditando, o tiene algo que hacer, o es un viaje, tal vez esté dormido, y la necesidad de llegar a un acuerdo.
28 Y ellos clamaban a grandes voces, y, como era su costumbre, se cortaron con cuchillos y lancetas hasta chorrear la sangre sobre ellos.
29 Y aconteció que el mediodía pasado, profetizaron hasta el tiempo de la ofrenda del sacrificio de la tarde. Pero no había voz, no hay respuesta, no hay respuesta.

30 Entonces Elías dijo a todo el pueblo: Acercaos a mí. Y todo el pueblo se acercó a él. Y él arregló el altar de Jehová que estaba arruinado.
31 De ello se tomó doce piedras, conforme al número de las tribus de los hijos de Jacob, al cual había sido palabra de Jehová, diciendo: Israel será tu nombre;
32 y con las piedras un altar en el nombre del Señor, y él hizo una zanja alrededor del altar, en que cupieran dos medidas de grano.
33 Y luego la leña, y cortó el buey en pedazos, y lo puso sobre la leña, y dijo: Llenad cuatro cántaros de agua, y se vierte sobre el holocausto y sobre la leña.

34 Y dijo: Hacedlo por segunda vez, y lo hicieron por segunda vez. Y él dijo: ¿Es la tercera vez, y lo hicieron la tercera vez.
35 De modo que el agua corría alrededor del altar, y también llenó la zanja con agua.
36 Y aconteció que cuando llegó la hora de ofrecer el holocausto, se acercó el profeta Elías y dijo: Señor, Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, sea hoy manifiesto que tú eres Dios en Israel y que yo soy tu siervo, y como usted dice que yo he hecho todas estas cosas.
37 Respóndeme, Señor, respóndeme, para que conozca este pueblo que tú, Señor, eres Dios, y que tú vuelves a tu corazón.
38 Entonces el fuego del Señor cayó y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y aun lamió el agua que estaba en la zanja.
39 Cuando el pueblo lo vio, cayó con todo su rostro, y dijo: El Señor es Dios! El Señor es Dios!

1 Reyes 18:16 a 39


El profeta Elías dijo al pueblo: ¿cuándo vas a estar allí en la pared? ¿No sabes que el muro pertenece al diablo. Así que. Sé fuerte y valiente y verdadero. Decidir y luego seguir al Dios que usted elija.

El profeta Elías, un hombre lleno de unción y el poder del Espíritu Santo de Dios llamó a los hijos del malo para un desafío. Los hijos del diablo se levantó de la mañana hasta la noche llorando, orando y martirizando a sí mismos para ver si el dios falso de ellos hizo nada. No funcionó! El falso dios no apareció ni envió un mensaje.

Elías el Profeta vino a mofarse de ellos diciendo que era para ellos a gritar más fuerte, porque el falso dios de ellos debe ser sordo, al que estaba de viaje, o el sueño, o tal vez podría ser ocupado golpeando a un chat con alguien y por eso no habría escuchado el clamor de su gente que hizo todo lo posible para despertarlo. La verdad es que dios tazón estaba medio dormido cuando está hecho oso hiberna durante el invierno y porque no dio señales de vida.

El profeta Elías, lleno de confianza, no a él, pero el brazo del Señor fuerte y poderoso. Porque sabía muy bien lo que era el Dios a quien servía, ordenó colocar la ofrenda y en la parte superior y en realidad aumentó la dificultad de que el fuego se propague. Lo hizo sólo para mostrarle a la gente que no creyente infiel y como el verdadero Dios hace:

Dio ningún otro. Con nuestro Dios Viviente Todopoderoso no tiene error:

Dios respondió inmediatamente oración del gran profeta Elías y lo mostró a los infieles e incrédulos que lo imposible para los hombres es posible para Dios. El Señor hizo un milagro en un muy maravilloso. Dios realizó un milagro en una manera que no dejaba opción enemigos más remedio que reconocer una vez por todas, que el Señor es el único Dios.

¡Gloria a Dios! Que nuestro Dios es maravilloso y poderoso también!

Amén y gracias a Dios.