Mensaje evangélico sobre la amistad


15 Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: mas os he llamado amigos, porque todo lo que oí de mi Padre os lo he dado a conocer.

Juan 15:15

Esto es demasiado hermoso!

¿Alguna vez podríamos imaginar que nuestro Amado Dios nos llamaba amigos?

Si, eso es correcto! Él nos llama amigos. Jesús nos invita a ser sus amigos. Cuando el Señor Jesucristo nos llama amigos le está abriendo las puertas para nosotros su corazón mientras él nos está diciendo que, desde ese momento, también puede contar con la amistad de él. Él nos está diciendo que ahora tenemos a alguien, un amigo de verdad, lo que realmente puede confiar.

Que nuestro Dios es increíble! Jesús está llamando a amigos de aquellas personas que quieran amistad él. Se impone nada, sólo ofrece. Jesús no es sólo llamar al médico, el juez, el pastor, el ingeniero, el ama de casa, el estudiante ... Jesús está llamando también drogado, el adúltero, el mentiroso, el calumniador, ladrón ... Finalmente Jesús está llamando a su amigo toda la gente del mundo.

¿Y nosotros? ¿El ejemplo de nuestro Dios Amado, y sin prejuicios o recelos, tendríamos el coraje de llamar a sus amigos todo tipo de personas?
Es increíble lo mucho que nos queda por aprender el verdadero amigo de nuestra vida!

El Señor Jesucristo llamó a todos esos amigos. ¿Quién quiere aceptar Su amistad no podrá contar con un amigo diferente. Un amigo que siempre estará al lado de la persona cuando se la necesita. Un amigo que siempre está dispuesto a escuchar un montón de hablar y sólo en el momento adecuado y con las palabras exactas. Jesús es un amigo siempre dispuesto a perdonarnos y nos aconsejan caminar siempre en el camino de la luz y la verdad. De todas formas un amigo de verdad.

Sin embargo, como un buen amigo, Jesús siempre está dispuesto a estar con nosotros en los momentos felices y tristes de su vida. Pero cuando llamamos a alguien un amigo hay algunas características que hacen que determinada persona es reconocida por nosotros como un amigo. Por ejemplo:

Un amigo traiciona?
Un amigo de la mente?
Un amigo le roba?
Una calumnia amigo?
Un amigo vive sufriendo nuestro corazón?

Por supuesto que no! Un verdadero amigo no hace nada de eso.
Es por eso que tenemos el mayor respeto y consideración por la amistad que tenemos con nuestro Señor Jesucristo. ¿Estamos representando a la altura? ¿Estamos dando razones por las que nuestro amigo es feliz con nosotros o simplemente estamos haciéndonos El estar triste?
A nadie le gusta hacer algo que termina por dejar a su amigo triste. Especialmente en el caso de un amigo es tan especial como nuestro Señor Jesucristo. Así que vamos a caprichar en nuestra amistad que nuestro gran amigo para hacer todo lo que Él tiene sólo el orgullo y la alegría que nos recuerde.
El Señor Jesucristo es un amigo especial. Él es especial no sólo por las maravillosas cualidades de las que hemos hablado antes, y sí, porque él es un verdadero amigo. Es tan verdadero y fiel que le gustaría contar con nuestra amistad por mucho tiempo. ¡Eso es! Jesús lo hace todo a Él que la amistad para nosotros y los nuestros para él es una amistad eterna. Es por eso que siempre nos guía, nos sostiene y nos fortalece para perseverar en la fe en pie a su lado. Así tendremos la amistad Él eternamente.

Amén y gracias a Dios.

Google+ Followers

* * * * *